Talleres y productos Montessori al alcance de todos.

¿Como ayudarnos?

Compartí esta página entre tus contactos!

MontessorisArte en Alemania – Escuela Montessori Pública en Mainz

Una escuela Montessori Pública en Mainz, Alemania. Sprosslinge Montessori Kinderhaus.

Así como ven, esta escuela es pública. Se encuentra dentro del predio de la Universidad local y asisten los hijos de los profesores, estudiantes y empleados de la Universidad. Es solventada económicamente por el municipio de la ciudad. Comenzó a funcionar hace tres años y cuenta con dos salas de 0 a 3 y dos salas de 3 a 6.

¿El dato curioso? Tienen lista y aprobada por el ministerio las terceras salas para ambos grupos pero no encuentran gente para trabajar, siendo que ellos ofrecen pagar la formación.

En Alemania para trabajar en un Jardín de infantes deben tener el título de “Educador” que es una carrera de 3 ½ años. A partir de la escuela primaria se exige el título de profesor que sí o sí es una carrera universitaria.

Las familias optan por abonar al mes €50 para los gastos de la cocina y les ofrecen tres comidas diarias: desayuno, almuerzo y merienda. Esto es opcional, pueden también llevar sus alimentos.

En el recorrido por la institución, nos acompañó Nadine, la directora, un encanto de mujer que nos mostró y nos esperó con muchísimo gusto ¡Hasta carta y cartelito de bienvenida nos brindaron!

Cuestión que cuando pasamos por la cocina, en la que se podía comer en el piso prácticamente, por el brillo en todos lados ¡la comida se veía deliciosa! El menú de hoy era pescado al horno con papas y vegetales.

Los niños pueden comenzar a ingresar a las 7:30 hasta las 9:00 y permanecer allí hasta las 17:00, según las necesidades de los padres. Recuerden que el espacio fue creado exclusivamente para facilitar la crianza de toda la comunidad universitaria. Actualmente tienen una lista de espera de alrededor de 100 familias.

Otro dato que me pareció interesante es que el 45% del alumnado son hijos de inmigrantes. Allí conviven niños de diferentes culturas, religiones y costumbres e incluso muchos, aprenden a hablar alemán ahí.

Permanecí como observadora durante toda la mañana, que les digo… ¡Mi cabeza no para!

Mucho para compartirles aún. Fue un sacudón de ideas para llevarles y compartirles aquí y en
los talleres.

 

Leave a Comment

(0 Comments)

Your email address will not be published. Required fields are marked *