Talleres y productos Montessori al alcance de todos.

¿Como ayudarnos?

Compartí esta página entre tus contactos!

Y HABLANDO SOBRE LAS MENTIRAS EN NAVIDAD

Paola Minetti
MontessorisArte

En esta oportunidad quise escribir sobre el tema. Pero la verdad es que a mí en casa me ha salido bastante mal, o al menos lejos de lo que yo pensaba que sería. No me habilito a decir “lo que hay que hacer” pero les quiero compartir sí, mi experiencia.

Cuando conozco otras historias similares de quienes nos cuestionamos sobre “decir la verdad o no” hacemos una mezcla extraña entre lo que nos hubiese gustado a nosotras de niñas, nuestro sistema de creencias, nuestro atravesamiento teórico y la escucha de nuestros niños. Entre tanto collage, sale lo que sale. Les cuento nuestra historia:

Resulta que fiel a mi formación y aún novata madre, para no generar tanta pantomima con el tema cuando Nina tenía 4 años le digo que Papá Noel, vivió hace muchos muchos años en un país donde hacía mucho frío y en realidad se llamaba Nicolás y que era un señor que una Navidad salió a repartir regalos. Nina, no me dejo terminar, con cara muy seria me dijo: ¡mentira¡ No pude siquiera llegar a la parte que el traje era verde y que después coca cola se lo cambió a rojo!! Es decir, lo que a mí más me interesaba que supiese, no me lo permitió!

Obviamente no continué, ella eligió. Compartiendo con otras madres he conocido historias de las más bellas:

Candela conversando con su amigo Vicente: ¿podés creer que mi mamá no cree en Papá Noel? Con ella me he reído muchísimo ¡Qué mamá más desubicada!

Gabriel le pregunta a su madre: Ma ¿Papá Noel existe? __ Si vos lo crees, existe  __ Entonces sí. Muy sabia la respuesta de esta mamá. Lo que crees, creas.

Claramente, en esta oportunidad toda la información del medio y del resto de la familia hizo su trabajo y no está mal. Aprendí nuevamente que no siempre el traje de psicóloga sirve con mi hija, o casi nunca y que como Montessori decía “Sigan al niño” es la opción más sabia.

Tal vez no sepa compartirles que se debe hacer, pero sí, que no  se debe decir:

“Si te portas mal, Papá Noel no viene” ¿Se imaginan ustedes tener la insoportable presión de tener que hacer todo siempre bien para poder alcanzar lo que desean? El portarse mal o bien no es voluntad del niño, esto está atravesado por otras cuestiones que no mencionaré en este artículo, pero que sí, los adultos tenemos mucho que ver.

“Yo le voy a avisar a Papá Noel que hiciste o no hiciste tal o cual cosa” Que sensación más paranoica sentir que hay un hombre que nos observa todo el tiempo y en todo lugar.

“Yo te cuento que Papá Noel no existe, pero no le podes contar a los demás niños” Es una responsabilidad muy grande para un niño, tener la certeza de una revelación tan importante para sus grupo y no poder compartirla, es confundir a un niño con un adulto.

SOBRE LAS DISPARATADAS FIESTAS DE FIN AÑO DE LAS QUE POCOS DISFRUTAN

Ps. Paola Minetti
MontessorisArte

¿Realmente creemos que todos los niños disfrutan de estas fiestas? Les aseguro que no, me atrevo a
decir, sin haber realizado ningún tipo de estadística, que esas mega celebraciones pocos la
disfrutan. Es un espacio pensado por adultos, para adultos en los que se utilizan a los niños con el fin
de causar una gracia, que en general no acontece. Exponemos a nuestros niños a situaciones
totalmente extraordinarias, en escenarios, luces, música muy fuerte, a ropa incómoda y calurosa…
Padres y abuelos desde el otro lado, agolpándonos para una foto mal sacada y ansiosos por ver a
nuestros niños buscándonos y no nos ven ¡claro! Desesperaciones creadas, no se sabe bien para
qué…
Nada de lo que ahí sucede les brinda un aprendizaje auténtico y significativo, no es una práctica que
puedan fácilmente capitalizar. Ellos lloran, no “actúan” (por suerte), no lo disfrutan (en su mayoría),
registran una mala experiencia del teatro y terminan creyendo durante muchos años que la
actuación es eso: ropa que pincha, repetir de memoria un texto o un baile con el que no se
identifican ni los aloja ni eligieron. Amenazas de los padres que “si no actúa se queda sin juego” o
“que si actúa será poseedor de un helado” Chantajes emocionales de los más viles, ni hablar cuando
en las negociaciones ponen en juego la alimentación. Un escenario dantesco teniendo a niños
tristemente protagonistas.
Ser padres y adultos conscientes es entre otras cosas es no repetir al menos sin cuestionarnos, estos
espacios instituidos y apelar al tibio y mediocre consuelo “siempre fue así”.
De todos modos, estas instancias institucionales van a seguir existiendo, al menos por un tiempo
más. Es por esto que les sugiero:
 No obligues a tu niño a participar si no lo desea.
 Quien debe manejar la frustración es el adulto, si no desea participar no significa que sea
portador de patología alguna.
 Jamás utilices premios y castigos para persuadirlo. Terminará haciéndolo por miedo o para
agradarte, no lo hará por el placer de compartir. Además no le estás brindado herramientas
para una gestión efectiva de las emociones, al contrario!
PD: otra es la historia, del uso de disfraces en casa, dentro del ámbito familiar, o incluso si desean
salir a la calle con alguno de estos trajes elegidos por ellos.

LA ENCICLOPEDIA DE LOS MALOS ALUMNOS

Paola Minetti
MontessorisArte

El título me resonó hasta el tuétano y sin exageraciones. No pude resistir la tentación de comenzar a leer quienes eran “los malos alumnos” antes de pasar por la caja. No sé si esto tiene que ver con la emoción de encontrar escrito con nombre y apellido que las calificaciones en la escuela no alcanzan a definir el Ser (alguien) o, por el contario, despabilar ese monstruoso recuerdo de mi tránsito por la escuela donde el mundo se dividía entre los malos y buenos alumnos.
Mientras me defino, o quizá tampoco logre hacerlo, les cuento que en la lista de los malos alumnos de esta enciclopedia se encuentran: Charlie Chaplin, Salvador Dalí, John Lennon, Albert Einstein, entre otros.
En lo que llevamos leído, entiendo que los autores no escribieron lo que yo quería leer ¿qué difícil no?
De todos modos me viene bien para escribir sobre un tema que hace tiempo tengo ganas: y es sobre el peso que le damos los adultos a las calificaciones de las libretas de nuestros niños. Nos detenemos a tal punto en ese determinismo absolutamente circunstancial, que nuestros hijos terminan creyendo que esas notas SON exclusiva e inevitablemente ellos mismos, que los define y en muchos casos los determina para la adultez.
A nuestra generación y anteriores, nos ha llevado años descubrir quiénes somos en realidad. Despegarnos de rótulos de la infancia con los que nos han bautizado muchas veces bienintencionadamente, saber que no debíamos responder siempre y en todo momento a la etiqueta de mejor alumno para ser aceptados o que el título de vago, distraído o irresponsable no era válido para todos los aspectos de nuestra vida, ha sido para mí un denodado trabajo emocional, muchas veces doloroso, tenaz e intenso. Por supuesto liberador también.
Las calificaciones de la libreta se han arraigado tan fuerte, que se le da una importancia fundamental, trascendente. Cuando en realidad no evalúan más que la memoria de nuestros niños, no aportan habilidades ni destrezas para la vida ni mucho menos, les brinda herramientas de resolución de conflictos válidas.

Sepamos que nuestros hijos y alumnos son mucho más que esa calificación que la docente debió usar inevitablemente. Ni premios por un excelente, ni castigos por un no sati.

Kindergarten Ruth Plaut en Cabarte, al norte de República Dominicana.


Ella es Eneyda Eneyda @Eneyda quien junto a su esposo Gideon fundaron y coordinan el Kindergarten Ruth Plaut en Cabarte, al norte de República Dominicana.

En mi recorrido por las escuelas de esta isla, me encuentro con este auténtico proyecto de amor y generosidad.

Ellos trabajan con niños de la zona y que sus familias viven de manera estructural el aplazo económico del país.

Si bien acompañan a estas familias desde una pedagogía tradicional, es decir, no es lo que conocemos como escuela Montessori, considero valioso y vital dar difusión a esta actividad que se lleva a cabo desde hace 12 años en el absoluto anonimato y con el esfuerzo colectivo de muchas voluntades y el apoyo económico y humano de voluntarios, que generalmente los visitan desde el exterior.

 

Ellos reciben grupos que están dispuestos a ayudar en el proyecto desde el lugar que puedan y quieran. En el video, lo explica con detalles la dinámica de las visitas.

En ese lugar donde está hecha la entrevista, pueden alojarse por una tarifa especial para los voluntarios del #kindergartenRuthPlaut

Justo sorprendí a Eneyda lista para recibir a los comensales del blue moon un restaurante indú de comida deliciosa donde ella misma cocina y los recibe con ese atuendo tan bellamente oriental.

Para más detalles pueden escribir a Eneyda Reyes eneyda2000@yahoo.com

PODES SER VOLUNTARIA EN ESTA ESCUELA MONTESSORI DE REPÚBLICA DOMINICANA

PODES SER VOLUNTARIA EN ESTA ESCUELA MONTESSORI DE REPÚBLICA DOMINICANA. Ella es Farah, guía Montessori de primaria de 3 Mariposas Montessori. Esta escuela de la costa norte de República Dominicana se autogestiona y ofrece educación de calidad a los niños de la zona.

Sarah, hoy la directora,  una joven estadounidense licenciada en Ciencias de la Educación, vio un espacio compartido cuando esa casa donde funcionan estaba abandonada, hace ya 9 años. Hoy es una escuela que aloja a más de 40 niños todos los días y además de un lugar de pertenencia, ofrece meriendas y educación de calidad.

La escuela se sostiene por donaciones internacionales de dinero y materiales y por sobre todas las cosas,  el empeño de docentes y padres. Además del dinero que a veces reciben, parte del alumnado, quienes pueden, abona una cuota mensual. La precisa administración de Sarah, que también es directora académica,  hizo que 3 Mariposas Montessori tenga un nombre, recorrido, permanencia y sea referencia en la comunidad de Cabarete.

Farah, la joven que me acompaña en la foto, llegó desde Haití hace 5 años sin hablar español, ni inglés. Hoy está a cargo del primer grupo de primaria de la escuela y es del equipo de guías de tres mariposas montessori.

Esta escuela recibe voluntarios todo el año, ellos no pueden ofrecer dinero ni el pago del traslado, pero si tenes la oportunidad de llegar hasta aquí y permanecer un tiempito, podes coordinar con Sarah la colaboración en la escuela y conocer desde el corazón el funcionamiento y organización de este espacio.

Podes contactarte con Sarah a sarah@3mariposasmontessori.com y ella te brindará toda la orientación que necesitas conocer sobre el lugar y posibilidades de trabajar junto a ellas. También podés escribir a ese mail si deseas realizar una donación.